Skip navigation

Por lo general escribo para esta columna sobre temas relacionados a la política nacional y a la política internacional, pero debido a que resido en la ciudad de Tampico, me es imposible dejar pasar de largo lo acontecido el pasado 11 de noviembre durante las elecciones para diputados y presidente municipal.  Una de las cosas que más me llamaron la atención fue el hecho de que varios comunicadores de la zona, así como líderes del partido ganador y diversos individuos, calificaron a dichas elecciones como una “fiesta cívica”.  Quisiera que alguien me corrigiera, pero una fiesta cívica hasta donde conozco, consiste en un proceso electoral que se lleva a cabo de la manera más democrática, libre y pacífica.  En el caso de Tampico y la zona conurbada, esto dista mucho de la realidad. El miedo imperante en la zona manifestado por la población debido a la presencia del crimen organizado, el abstencionismo y la apatía por ciertos sectores de la población, aunado a la cantidad de dinero invertido en la compra de votos, dieron como resultado un proceso lejos de ser una fiesta cívica. 

El proceso resultó en un retroceso total a la democracia, en donde las plazas ya estaban negociadas desde antes, y cualquier acuerdo del que se hablaba entre diversos niveles de gobierno y diversos partidos, no fue respetado a la hora de emitir resultados—detrimento total también a la democracia el que se “acuerden” o “pacten” los puestos de elección popular.  En este espacio no acuso a ningún partido en particular, porque la mayoría de los partidos y sus candidatos sacaron a relucir su verdadera naturaleza humana y se olvidaron de las formas existentes para supuestamente tener un proceso electoral legítimo.  Los candidatos, al no presentar propuestas viables y prometer demasiado, tuvieron que recurrir a la intimidación y a la compra del voto, prácticas prevalentes durante la “dictadura perfecta” en nuestro país. Quedó de manifiesto que el hambre, la miseria, las necesidades inmediatas, la falta de educación cívica, así como la ausencia de una visión de conjunto o de proyecto compartido por parte de la sociedad civil, consistieron en los detonantes para que volviéramos a las penosas y corruptas prácticas anti-democráticas.  ¿Será que no conocemos otro modus operandi? ¿Será que estamos condenados a repetirnos en eternos errores? ¿Será que estos hechos son únicamente los típicos tropiezos de una democracia en pañales y debiéramos aceptarlos? ¿Será que la democracia en Tampico es meramente una quimera? ¿Será que en nuestro país la democracia es únicamente una “linda idea” y nunca llegará a su consolidación?

Desgraciadamente y dadas las circunstancias actuales en nuestra ciudad, no me sorprendieron los resultados.  Para tener verdaderas fiestas cívicas, la respuesta y solución a este tipo de hechos considero reside en la actuación de la sociedad civil, que es quien tiene la última palabra cuando no se deja intimidar, cuando sus necesidades básicas están cubiertas y cuando posee una visión de conjunto sobre lo que quiere para su ciudad y su país, luchando contra cualquier yugo impuesto por las diferentes fuerzas cooptadoras existentes y cuando se dejan de lado los intereses individualistas y corporativistas. El reto está en nosotros mismos y en nuestra capacidad de trabajar como una sociedad funcional, una sociedad civil cívica.  Una solución difícil de lograr, más no imposible.  

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: